Proceso subnacional

El desarrollo con bajas emisiones refleja un modelo socioeconómico en donde las actividades económicas se vuelven más eficientes, por lo tanto, promueven la competitividad de las empresas y de la economía.

A diferencia de otros modelos, el desarrollo con bajas emisiones tiene la característica de reducir las emisiones de GEI generadas por la actividad económica, representando un aporte importante a la mitigación del cambio climático. El proceso de formulación de una estrategia de desarrollo con bajas emisiones a nivel municipal incluye cinco etapas fundamentales:

Organizacion del Proceso

Para todo proceso de Desarrollo con Bajas Emisiones se debe establecer liderazgo institucional que promueva el proceso. En el caso de una estrategia de desarrollo con bajas emisiones a nivel municipal, se deberá identificar la figura municipal de liderazgo, los grupos de trabajo del proceso y los grupos que darán el apoyo técnico al proceso e implementación de la estrategia.

      Liderazgo

      La máxima autoridad en cada municipio de Guatemala es el Concejo Municipal, aunque la figura que identifica la población es la del Alcalde Municipal. En los municipios demostrativos del proyecto USAID/Desarrollo con Bajas Emisiones, el liderazgo del proceso lo ha llevado el Alcalde Municipal en términos de toma de decisión, capacidad de convocatoria, delegación de actividades y empoderamiento de los grupos involucrados.

      Establecer los equipos de trabajo

      Los grupos de trabajo permiten discutir los resultados de evaluaciones iniciales y opciones de mitigación con actores que se encuentran involucrados en el día a día de las actividades de cada municipio. Algunos de estos grupos pueden identificarse o formarse en el marco del Concejo Municipal de Desarrollo (COMUDE) de cada municipio. Idealmente, y según la Ley de Descentralización, dentro de estos grupos debe haber líderes y lideresas de las comunidades del municipio, representantes de las instituciones de gobierno que trabajan en el municipio, e incluso de organizaciones no gubernamentales que ejecutan actividades dentro de la jurisdicción municipal.

      Faclitación Técnica

      En muchos casos es necesario recurrir a la facilitación técnica para diseñar una estrategia de desarrollo con bajas emisiones. El equipo de facilitación técnica se encargará de realizar el análisis de la situación actual, identificar y priorizar las oportunidades de mitigación en coordinación con los grupos técnicos de trabajo. La facilitación técnica puede ser llevada a cabo por una instancia de gobierno, una institución académica, una organización no gubernamental, o bien, una agencia de cooperación internacional.

Evaluación Inicial

La evaluación de la situación actual permite identificar los principales retos del municipio, el potencial de absorción, las actividades que generan emisiones y las principales necesidades del municipio en temas de desarrollo económico y social. Posterior al análisis inicial, se pondrán proponer oportunidades de reducción de emisiones en el municipio. Una evaluación inicial incluye:

      Evaluación Rural

      Cuando la Estrategia Municipal de Desarrollo con Bajas Emisiones es liderada, diseñada y construida por las mismas autoridades municipales, es probable que se cuente con toda la información, en caso de no tenerla se requiere la contratación de apoyo externo que contextualice la realidad del municipio. Es fundamental que la evaluación rural contenga un análisis de género.

      • Pasos para la evaluación rural
      • Análisis de Género
        A partir del análisis de género, se pueden identificar barreras hacia la inclusión social y la igualdad de género en el proceso de la elaboración de la estrategia municipal de desarrollo con bajas emisiones, así como las acciones afirmativas para superarlas.

      Estimación de Emisiones

      Un inventario de emisiones de GEI identifica cuantitativamente las fuentes de emisiones y absorciones de en el municipio y es complementario a la Evaluación Rural Rápida. A diferencia de la Evaluación Rural Rápida, reduce la subjetividad al momento de establecer las actividades que generan emisiones; sin embargo, para su elaboración se requiere mayor inversión de recursos económicos, pues gran parte de la información necesaria para su elaboración no es accesible a través de fuentes secundarias.

       
      Un inventario municipal de emisiones de GEI sirve como la herramienta de monitoreo del avance de la estrategia de desarrollo con bajas emisiones; para lograr este objetivo, el municipio deberá establecer los mecanismos de generación de información ya sea por medios propios, o bien apoyado por otras instancias de gobierno participantes a nivel local.

      • METODOS PARA LA ELABORACIÓN DE INVENTARIO DE EMISIONES
        Para la elaboración de un inventario municipal de emisiones de GEI se pueden seguir las guías metodológicas de Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, 2006), aunque con algunas variaciones puntuales respecto a los límites geográficos y de injerencia en otras jurisdicciones.

         
        El Protocolo Global para Inventarios de GEI a escala Comunitaria (WRI, C40, ICLEI 2012) presenta un método que permite contabilizar las emisiones de GEI que se generan dentro de un municipio, y también cuantificar las emisiones generadas en otras jurisdicciones pero que están directamente relacionadas con las actividades del municipio. En este método de cuantificación de emisiones de GEI se establecen tres enfoques para contabilizar las emisiones.
      • FUENTES DE INFORMACIÓN:
         

        ENERGÍA
        Se contabiliza la cantidad de combustible consumido en el municipio ya sea en plantas eléctricas municipales, comerciales o residenciales. Otra fuente de emisiones es la quema de combustible (GLP o leña) en cocinas. Para consumos residenciales es posible establecer muestreos por medio de encuestas con mujeres, que permitan hacer una estimación, aunque esto incrementa la incertidumbre, e institucionalizar el método para evaluar las variaciones a lo largo del tiempo. En lo que a consumo de electricidad de la red respecta, los municipios cuentan ya con acceso a información de parte de las principales distribuidoras de electricidad (EEGSA y ENERGUATE); en caso que el municipio cuente con una empresa distribuidora de electricidad, también deberá contabilizar las emisiones de GEI producto de las pérdidas en distribución.

        TRANSPORTE
        La colecta de información sobre transporte representa uno de los más grandes retos en la elaboración de un inventario municipal de emisiones de GEI. Es posible obtener datos de los expendedores de combustible, o bien de los distribuidores que entregan directamente en el municipio. De cualquier manera, esta información proporcionará un estimado basado en consumo que podría generarse tanto fuera como dentro del municipio.

        AGRICULTURA, SILVICULTURA Y OTROS USOS DE LA TIERRA
        Dada la variabilidad de actividades que hay en estos sectores, la estimación sus emisiones en este sector suele ser la más compleja. Para la colecta de información sobre agricultura (uso de fertilizantes, ganadería y gestión del estiércol) la información que se puede obtener de fuentes secundarias como la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA) o el Censo Agropecuario, no está actualizada o puede presentar altos grados de incertidumbre al buscar llegar al nivel municipal. Para obtener información directa y actualizada se pueden elaborar muestreos (encuestas con productores y productoras) o identificar el apoyo de instancias gubernamentales presentes en el municipio como el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA). En el caso del sector forestal, una fuente de información fundamental es el Instituto Nacional de Bosques (INAB), que registra las actividades desarrolladas en el municipio. Para analizar actividades como el cambio de uso de la tierra, puede utilizarse los mapas de cobertura y uso de la tierra elaborados por el Grupo Interinstitucional de Monitoreo de Bosques y Uso de la Tierra (GIMBUT), los cuales son elaborados a nivel nacional, o bien se pueden elaborar mapas de uso de la tierra a nivel municipal utilizando imágenes satelitales para el período que se desee analizar.

        DESECHOS
        Se debe caracterizar la forma de disposición y tratamiento de los desechos. En Guatemala las municipalidades están a cargo de estas dos actividades, por lo que pueden desarrollar sistemas de medición y monitoreo. En caso sea necesario acceder a fuentes secundarias, el Instituto Nacional de Estadística (INE) puede proveer información sobre métodos de disposición de desechos a través de las Encuestas de Condiciones de Vida (ENCOVI); sin embargo, la información sobre cantidad de desechos generada y composición de los desechos solamente puede ser obtenida a nivel local.

Análisis, Discusión de opciones de mitigación

El equipo facilitador técnico puede identificar las principales opciones de reducción de emisiones de GEI de acuerdo con las observaciones de la Evaluación Rural Rápida y el Inventario de Emisiones. Sin embargo, estas opciones deben ser presentadas a grupos de interés (por ejemplo: rural y del caso urbano, hombres, mujeres, jóvenes) dentro de la población para identificar su viabilidad técnica y social, pues será la población la que dará el seguimiento a la implementación de la estrategia. Adicionalmente, pueden se pueden realizar estudios económicos para determinar costos o beneficios económicos producto de la implementación de cada actividad.

Priorización de opciones de mitigación

Cuando las opciones de mitigación han sido identificadas, analizadas y priorizadas, cada grupo de actores deberá identificar los mecanismos de implementación para lograr los objetivos planteados. En algunos casos será necesario incluir actividades en el presupuesto anual de la municipalidad (ej: diseño e instalación de plantas de tratamiento de desechos), o solicitar apoyo a otras instancias de gobierno para llevar acciones a campo dentro de la población (ej: establecer con extensionistas del MAGA las prioridades de capacitación a agricultores). En otros casos, es pertinente evaluar económicamente la implementación de ciertas acciones, pues algunas podrían presentar beneficios económicos en el mediano o largo plazo, por lo que también se deberán considerar los mecanismos financieros (acceso a créditos, monto de inversión, tasa de interés, entre otros) para la implementación.

Implementación y monitoreo de la estrategia

La implementación de la Estrategia Municipal de Desarrollo con Bajas Emisiones es el objetivo final de su diseño. Requiere de la participación de autoridades municipales, diversos sectores de la población, y un estrecho vínculo con instituciones del gobierno central.

Posterior al proceso de priorización se deberá establecer un plan de implementación de la Estrategia, identificando el tiempo en que se espera lograr los resultados y el costo que estos puedan tener. Asimismo, se deberán identificar los mecanismos de divulgación, los cuales pueden ser a través de medios de comunicación escritas, estaciones de radio comerciales, o radios comunitarias

os mecanismos de monitoreo deben identificar los principales indicadores de interés para las autoridades municipales y la población. En el caso del monitoreo de emisiones, se deberá seguir la misma metodología utilizada para el inventario de emisiones inicial, en caso se haya realizado; de no haberse realizado un inventario inicial, se deberá identificar las posibles fuentes de información y mecanismos para colectarla, que permitan a los encargados del monitoreo identificar el estado de avance de la implementación de la estrategia. De acuerdo con las necesidades y experiencia, es posible realizar modificaciones a las actividades planteadas originalmente.

Los comentarios están cerrados.